Estadísticas laborales 2020, accesos al mundo del trabajo determinados por el sexo.



Les presentamos un video síntesis sobre el informe del Ministerio de Trabajo, Empleo y

Seguridad Social de la Nación que publicó recientemente estadísticas laborales según sexo

(2020) y que reflejan algunas cuestiones propias de la cultura patriarcal. En este sentido nos referimos no solamente al acceso desigual de varones y mujeres al mundo del trabajo sino, además, a la brecha salarial y las profesiones diferenciadas por roles de género.


En el caso de la tasa de actividad, empleo, desocupación, subocupación y empleo no registrado remitimos al 4to trimestre de 2019 dado que esta tasa pudo haberse visto desdibujada como consecuencia de la pandemia. De este modo, lo que nos muestra la tasa de actividad es que son los varones quienes superan la tasa de actividad de las mujeres cuando se analiza el vínculo entre la población económicamente activa y la población total.

Podemos decir que en casi 15 puntos porcentuales los varones superan a las mujeres en la tasa de empleo, esto podría deberse a que las mujeres cumplen durante gran parte de su vida exclusivamente las tareas de cuidado o el trabajo impago.

Por esta razón no acceden al mundo del trabajo y no obtienen empleos por el cuidado de lxs hijxs lo que da una relación porcentual menos entre la población de mujeres ocupadas y la población total.


Entre los datos que muestra el video presentado, otra cuestión importante es la tasa de empleo no registrado, que en el caso de las mujeres asciende al 38%, esto podemos relacionarlo con que las mujeres por la demanda que tiene el trabajo de cuidado terminan accediendo a empleos más precarizados y también que por lo general trabajan menos horas de las que querrían trabajar (15% tasa de subocupación). Esta situación encuentra arraigo en la cultura patriarcal toda vez que los roles de cuidado son parte de esta cultura que naturaliza los roles e impone actividades clasificadas por sexo.


Como mencionábamos anteriormente, la tasa de actividad es más baja en las mujeres respecto de los varones. Pero también es importante remarcar otra cuestión, cuál es la tasa de actividad según la edad de las mujeres. De este modo, el informe muestra cómo el mayor porcentaje de tasa de actividad se encuentra en el rango de edad de entre 35 y 49 años. También observamos en el video la tasa de actividad respecto de cuál es la posición que tienen las mujeres, allí se ve en los datos graficados que entre las jefas de hogar está la mayor tasa de actividad (55%). Seguramente este dato deba ser analizado a la luz de las políticas públicas existentes así como la falta de ellas, es decir, en qué medida las mujeres pueden obtener el ingreso para sus familias siendo madres, hijas, o ambas al mismo tiempo como muestra el gráfico.

Otro de los puntos que nos parece importante remarcar es la tasa de empleo no registrado, en el caso de las mujeres observamos que en el rango de edad de entre 16 y 24 años es cuando se da mayormente la tasa de empleo no registrado en mujeres (62%).

Tendríamos, también en esta instancia, observar cómo influye la cultura patriarcal respecto de cuáles son las instancias de formación de las mujeres y cuáles son las posibilidades de acceder a empleos formales y correctamente registrados.


Respecto de las profesiones que están fuertemente atravesadas por los roles y estereotipos de género podemos observar cómo la enseñanza, las actividades relacionadas con servicios

sociales y de salud y el trabajo doméstico remunerado son ocupadas por mujeres muy

fuertemente. En el caso de la enseñanza las mujeres ocupan estos cargos en un 16% mientras que los varones lo hacen en un 5%, la actividad de servicios sociales y de salud son

desarrolladas en un 11% por mujeres mientras que el porcentaje de varones es del 4%, igual

respecto del trabajo doméstico que es una rama ocupada mayoritariamente por mujeres 14% mientras que los varones ocupan esta rama en menos del 1%.


Finalmente, el informe referido en el video muestra que para junio de 2019 la brecha salarial

entre varones y mujeres era de poco más del 22%. El salario promedio de las mujeres para esa fecha era de $51.318 mientras que el promedio percibido por varones fue de $66.358.

Este video que sintetiza el informe busca ser un disparador para que, a través de los datos de la realidad, podamos observar cómo la cultura patriarcal se encuentra muchas veces

naturalizada pero además que todas las instituciones se ven atravesadas y reproducen esta

cultura. Habría que agregar a este sucinto análisis un factor no menor respecto de las

relaciones de producción, cuál es el acceso a las diferentes ramas de actividad que tiene la

población trabajadora.


Es decir, un análisis más rico sería aquél que pueda verificar la existencia de un sistema con dos puertas de entrada que confluyen en un mismo camino y que refiere a un mundo que se mueve con una lógica capitalista y patriarcal y que en este caso refleja un camino de acceso restringido al mundo del trabajo.

75 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo